martes, agosto 09, 2005


CONJETURAS Y CONOCIMIENTO II

La lista http://es.groups.yahoo.com/group/conjeturasyconocimiento/, creada para debatir en profundidad y sin anestesia temas agudos que conduzcan desde la conjetura al conocimiento, ha tenido un día de fieros encontronazos. No me arrepiento de nada. Pero es indiscutiblemente arduo lidiar con ciertas mentalidades, rémoras de un pasado oscuro que se empeñan en proyectar sus debilidades hacia el futuro. Proyectar una sociedad mejor a partir de configuraciones imaginarias provistas por la ficción tropieza invariablemente con los mezquinos que contemplan el universo por el agujero de su ombligo. No es que sea tan problemático que se enarbole el YO, sino que ese yo no viene acompañado de los OTROS, a los que se ignora tajantemente. El "yo me hice", "yo me esforcé", "yo estudié", "yo me realicé" conlleva un cerril rechazo por los demás. Si yo pude hacerlo, ¿por qué no pueden otros? Es casi imposible explicar lo obvio: si no se ve no se verá, aunque se explique un millón de veces. Las oportunidades no son idénticas; no partimos desde el mismo nivel. Y no se puede desconocer que la propia situación es privilegiada desde el haber tenido un hogar "normal" (con todo lo que eso implica, ya que yo, en lo personal, no tuve un "hogar normal", aunque a fin de cuentas lo haya sido a la hora del balance, comparándolo con otros). Comparar la propia situación con la de un marginal, con la de una adolescente violada por la pareja de la madre, con la de una madre adolescente que ya no podrá obtener nada de la vida a menos que aborte, regale o mate a su hijo. Y me hago cargo de la barbaridad que estoy diciendo. No porque un aborto, un crimen, un infanticidio sea algo aberrante, será menos visible que para las estrechas miras de una casi niña cuyo cerebro ha sido licuado desde el mismo momento de nacer por una dosis masiva de basura televisiva y por las carencias de un entorno que resulta impotente para satisfacer las mínimas demandas de un ser humano, no hay otra salida. Es triste, por cierto, muy triste, pero no veo otra salida que la de pensar en los demás como partes de un mismo todo, del mismo todo del que nosotros formamos parte. Si mantenemos con torpeza las diferencias por delante de las obvias similitudes (por lo menos dejar en claro que pertenecemos a la misma especie) no hay forma que demos el siguiente paso evolutivo. No le podemos pedir a los de abajo, a los desclasados, a los descartados, a los lumpen, más lumpen que nunca, que "cambien", que "se esfuercen". Somos nosotros, los "ricos", los que contamos con medios para difundir ideas, los que tenemos recursos y además el interés de hacer (ya que se sabe que a los ricos riquísimos eso no sólo les interesa un bledo sino que desean perpetuar lo contrario) quienes creando cultura, milímetro a milímetro, gramo a gramo, tenemos alguna posibilidad de poner en marcha el mecanismo multiplicador que dispare el cambio. Ya sé que suena ingenuo, casi ridículo, ¿absurdo?, seguramente loco, descabellado. ¡Imposible! Eso y todo lo que no escribí y el doble. Pero no importa. Aquí queda escrito y alguien lo leerá y lo pondrá en marcha y lo entrelazará con sus propias ideas y sus propios sueños. Hemos pasado demasiado tiempo en la prehistoria y ya va siendo hora de que salgamos de las cavernas.

1 comentario:

jota pe dijo...

Las posturas aparecidas en la lista CyC que desencadenaron este post en el blog son fantásticas en el sentido que sirven de parámetro, de vara de medición. No diré si positivas o negativas pues este comentario es neutro, es para señalar que si todos estamos de acuerdo aún en los temas más obvios terminaremos, como casi siempre, dándonos la consabidas y muy aburridas palmadas en la espalda de "yo pienso igual, yo pienso igual".

¡Tres aleluyas por los reaccionarios! (¿O eran "hurras"?)